4 de abril de 2008

Cuántos días sin escribir...

La verdad que de punto de cruz no tengo mucho que contar. No es que tenga mucho, es que no puedo, porque es sorpresa lo que estoy haciendo. Ya he empezado lo último de las cuatro cosas que me corrían más prisa. Pero todavía no puedo poner las fotos, por si las moscas.

Luego me pondré con lo demás. Pensaba hacer otra cosa, pero yo creo que al final haré algo que me lleve menos tiempo, porque si no me voy a eternizar.



El domingo nos dijeron, que vamos a tener un nuevo sobrino. Lo esperamos para noviembre. Nos ha hecho mucha ilusión, y ya me puse a pensar lo que le iba a hacer. Tengo esta pareja de cuadros de Hummel empezados. El del niño casi acabado. Sólo me falta el de la niña. Eran para mi hijo, pero sinceramente no sé dónde los voy a poner. Y como sirven para niño o niña, pues después de darle muchas vueltas, yo creo que serán para el futuro sobrino/a. Además de hacerle algo de patchwork. Tengo que tener previsión, porque el año que viene, los dos sobrinos pequeños hacen la comunión y también quiero hacerles un cuadro a cada uno, al igual que les hice hace dos años a los otros dos sobrinos que hicieron la comunión. Y con tantas cosas empezadas y tantos proyectos, lo que en realidad me hace falta es tiempo. Así que empezaré ya.
La verdad que los Hummel me encantan. Me gustan todos. A mi hijo le he hecho dos. Y con el tiempo me gustaría ir haciendo todos los que tengo el kit o el gráfico. Y son un montón.

1 comentario:

Ángela dijo...

Enhorabuena por ese nuevo sobrinit@ que viene en camino. A trabajar mucho que lo que haces es precioso.
Saludos, Ángela